Lun07282014

Last update12:00:00 AM

Para el gobierno de Panamá los gays no existen

  • PDF

 

El estancamiento en la promoción de políticas antidiscriminatorias fue denunciado por miembros de la Ahmnp, en la presentación del informe sobre la situación de derechos humanos de la población gay del país.

El estancamiento en la promoción de políticas antidiscriminatorias fue denunciado por miembros de la Asociación de Hombres y Mujeres Nuevos de Panamá (Ahmnp), en la presentación del informe sobre la situación de derechos humanos de la población de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales (LGBT) del país.

Ricardo Beteta, presidente de esta asociación, explicó que el Ministerio de Salud ha descuidado los programas preventivos en esta población.

“Para el gobierno, los LGBT no existimos. Hace una década la incidencia del virus de la inmuno deficiencia humana (VIH) era de 10.8% y ahora es de 22.8%, según el estudio de ser o prevalencia de la Organización de las Naciones Unidas”, dijo.

Mientras que José Castillero, vocero de la agrupación, expresó que en Panamá aún hay leyes que castigan la homosexualidad.

Durante la presentación, Castillero expresó que, según el Decreto Ejecutivo No. 204 del 3 de septiembre de 1997, se considera falta grave que los funcionarios de la Policía Nacional (PN) “practiquen el homosexualismo o el lesbianismo”.

Para castigarlo, explicó que la PN establece en el artículo 132 de este mismo decreto una sanción de arresto no mayor a sesenta días o la destitución de la entidad.

Los voceros de la Ahmnp señalaron que, a partir de esta semana, comenzarán a distribuir en las calles un manual instructivo para que hombres y mujeres que no sean heterosexuales acepten su orientación sexual o su identidad de género y aprendan a comunicarlo a sus familiares.

Mientras que Herald Ledezma, director de Unidades Especializadas de la Defensoría del Pueblo, manifestó que este año, por primera vez, atendieron 10 denuncias de transexuales que sufrieron abusos.

El funcionario atribuyó este registro a que esta comunidad ahora siente más confianza en las instituciones y, por tanto, se atreve a presentar las denuncias correspondientes para sancionar a los responsables.

Fuente: La Prensa.

<