Mar09302014

Last update10:21:08 AM

Acusan a presidente yemenita de avalar plan estadounidense antiiraní

  • PDF

Sanaa- Sectores opositores y chiitas de la provincia noroeste de Saada exigieron hoy el cese de la interferencia estadounidense, israelí y saudita en asuntos internos de Yemen, mientras acusaron al gobierno de ejecutar una estrategia contra Irán. Adversarios del presidente Abdo Rabbo Mansour Hadi denunciaron que Estados Unidos, países de la Unión Europea, Israel y Arabia Saudita fomentan por varias vías, sobre todo política, la inestabilidad y la discordia entre los yemenitas.

Los activistas demandaron la expulsión del embajador estadounidense en Sanaa y criticaron la participación de aviones militares no tripulados (drones) del Pentágono en la ofensiva contra islamistas radicales emprendida desde mayo por el mandatario Hadi en el sur.

Recordaron qur rdod aparatos se han usado para asesinar a personas en Somalia, Afghanistán, Pakistán, Libia e Iraq, pues aunque Washington justifica su empleo en operaciones antiterroristas, los bombardeos a menudo causan la muerte a civiles.

Los opositores a Hadi aseguraron que Israel "desempeña el rol de sembrar inestabilidad en Yemen mediante varios canales que conducen a Al-Qaeda (y también) por medios políticos a través de Estados Unidos".

Además, Arabia Saudita, que fue la cabeza visible de una iniciativa occidental y del Golfo Pérsico para neutralizar las revueltas de 2011 y apartar de la presidencia a Alí Abdulah Saleh, también busca ejercer su influencia política y religiosa en este país, alertaron.

Las críticas al gobierno de Sanaa se producen un día después de que el presidente Hadi, que sustituyó en febrero en el cargo a Saleh, confirmó la desarticulación de una supuesta red de espionaje que involucra al embajador de Irán aquí.

Hadi acusó a Irán de apoyar a chiitas Houthis en el norte de Yemen y a separatistas en el sur con el invocado propósito de disminuir la influencia saudita.

Según la agencia oficial de noticias SABA, esa célula de conspiradores la lidera un comandante de la reserva del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica que operaba desde hace siete años.

El Ministerio del Interior destacó que todos los detenidos son yemenitas y los acusó de haber iniciado sus actividades en Yemen desde el estallido de la segunda guerra entre el Ejército y rebeldes de la etnia Houtis, asentados en la referida provincia de Saada.

Activistas políticos y de derechos humanos deploraron que el mandatario "ayude a implementar" un plan de Washington contra Teherán, acusando a los iraníes de inmiscuirse en los asuntos locales, y lo instaron a centrar esfuerzos en combatir la extrema pobreza del país.

Según datos oficiales, Yemen es la nación árabe más pobre con el 40 por ciento de su población que vive con dos dólares o menos al día, y un tercio está afectada por hambre crónica, mientras cerca del 31,5 por ciento sufre "inseguridad alimentaria" y un 12, una situación "severa".

 

 

<