Sáb11012014

Last update12:00:00 AM

Las nuevas turbas P.N.P. en la campaña 2012

  • PDF

Es lamentable que nuestra historia política esté llena de incidentes de violencia por fanatismos político partidistas. Pero la realidad es que en cualquier elección de Puerto Rico hay una gran probabilidad de que sucedan actos de violencia.

Ayer en el pueblo de Adjuntas, mientras unos militantes y simpatizantes del P.P.D. (Partido Popular Democrático) se encontraban manifestando en su comité político, llegaron al lugar un grupo de militantes del P.N.P. (Partido Nuevo Progresista) a provocarlos violentamente. El resultado fue que hubo varios heridos y hasta personas apuñaladas. No se sabe cuantos mujeres o niños fueron víctimas de este acto de violencia e intolerancia ideológica. Menciono niños y mujeres, porque es de conocimiento que las caravanas políticas de Puerto Rico son eventos familiares donde participan personas de todo género y edades.

Adicionalmente, ayer el candidato a gobernador por el P.P.D. y la candidata a alcaldesa de la Capital San Juan, Carmen Yulin, fueron expulsados violentamente del residencial público Luis Llorens Torres por un grupo de militantes del P.N.P. que le exigieron con amenazas y actos de violencia que se retiraran de ese lugar inmediatamente. El residencial de Luis Llorens Torres es un lugar notorio por la alta incidencia de crimen y de narcotráfico. Aunque cabe mencionar que allí viven muchas personas honestas y trabajadoras que buscan la superación, y de los cuales yo me atrevo a decir pudiesen ser la gran mayoría de sus residentes. Es innegable que en Llorens Torres hay varios puntos de drogas, controlados por varias gangas y que han estado en guerra entre ellas, donde han muerto y han sido heridos varias personas por balas perdidas, incluyendo niños. Por otro lado, el mes pasado el actual alcalde de la Capital, San Juan, Hon. Jorge Santini estuvo allí de visita y fue muy bien recibido por la comunidad. En una noticia publicada por el periódico Noticel, entrevistaron a residentes de Llorens Torres que comentaron como funcionarios públicos de la Capital regalaron enseres eléctricos a personas para que votasen por el P.N.P.

La violencia durante las campañas electorales puertorriqueñas es algo que se viene observando en Puerto Rico desde principios del S. XX. Son interesantes, los duelos que hizo D. José De Diego por discusiones políticas, que le costaron varias heridas, también los duelos de D. Ángel Rivero fueron famosos. Estas eran personas hábiles en las armas que estaban dispuestas a retar a duelo a cualquiera por alguna discusión de tipo política. Posteriormente, en los años 1920 y 1930 en las manifestaciones políticas era usual que salieran apuñados militantes y que hubieran tiroteos, en una ocasión apuñalaron en un cierre de campaña a D. Antonio Barceló presidente del Partido Unión.

Las turbas repúblicas (actual P.N.P.) estuvieron ligadas a elementos criminales del bajo mundo. Durante la prohibición del alcohol en Puerto Rico, hubo mafiosos contrabandistas que agitaban con actos de desorden público y violencia a los simpatizantes de la independencia y de la autonomía, era verdaderamente un terrorismo ideológico, me refiero a las turbas de Mauleón en San Juan.  Inclusive éste atacó a D. Luis Muñoz Rivera en la cabeza ocasionándole serias heridas y daños permanentes.

Aparentemente por lo que hemos visto en este fin de semana el movimiento anexionista (P.N.P.) ha vuelto a recurrir a esta violencia, histórica en Puerto Rico, durante las elecciones. Son las nuevas turbas del P.N.P. ahora apoyadas por los narcotraficantes en lugares como el residencial Luis Llorens Torres y también por gangas de militantes del P.N.P., que acechan al comité del P.P.D. en Adjuntas. Se debe responsabilizar a los líderes de los partidos políticos, porque después de todo es en su nombre que se cometen estos actos ilegales. Además, dan un mensaje nocivo a la ciudadanía de que está correcto violentar la ley durante las campañas electorales y recurrir a actos de violencia. Creo que de una vez y por todas, el liderato del P.N.P. se disculpe de sus turbas, las de antes y las de hoy día.

<