Jue04242014

Last update12:00:00 AM

Una Venezuela políticamente fortalecida

  • PDF

Caracas- Venezuela acaba de realizar un proceso electoral que fortaleció políticamente al país y lo situó en mejores condiciones para llevar adelante el período 2013-2019 bajo la dirección del reelecto presidente, Hugo Chávez.

Para esta contienda en las urnas, el jefe de Estado logró aglutinar a su alrededor a las principales fuerzas políticas de izquierda, agrupadas en el Gran Polo Patriótico (GPP).

La política venezolana tiene hoy como principal organización al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), liderado por Chávez, y con un creciente número de militantes y simpatizantes.

En estos comicios, 11 organizaciones respaldaron, junto al PSUV, la aspiración de reelección de Chávez, entre ellas, el Partido Comunista de Venezuela, el Movimiento Electoral del Pueblo, la agrupación Tendencia Unificada para Alcanzar el Movimiento de Acción Revolucionario y Patria para Todos (PPT).

También la Unidad Popular Venezolana, Por la Democracia Social (Podemos), Nuevo Camino Revolucionario, Independientes por la Comunidad Nacional, Revolucionarios Organizados por Venezuela, Partido Revolucionario del Trabajo y Redes de Respuesta de Cambios Comunitarios.

Consciente de la importancia de contar con una base fuerte y sobre todo de la unión de las fuerzas progresistas, fue que el líder venezolano lanzó en 2007 la idea de un partido único revolucionario: el PSUV.

Sin embargo, al calor de este proceso electoral fue conformado el GPP, una fuerza que no se creó solo para los comicios, según afirmaron dirigentes de los partidos y movimientos que lo integran.

Por el otro lado, los partidos Acción Democrática (AD) y el social cristiano Comité de Organización Política Electoral Independiente (Copei), que gobernaron durante casi medio siglo hasta 1999, son hoy solo sombras de aquellas organizaciones otrora poderosas.

Ambos, que se alternaron en la administración como resultado de un pacto, son considerados responsables de los muchos problemas nacionales, en particular de la pobreza de millones de personas en un país con una enorme riqueza petrolera.

Para algunos analistas, el agotamiento de esas dos agrupaciones fue aprovechado por el partido Primero Justicia (PJ), el cual asumió el protagonismo político de la oposición en disputa con Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo.

Así, Henrique Capriles fue elegido durante las primarias candidato presidencial por la derecha, como representante único de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y con el respaldo de 22 partidos, pero esa unidad se fue debilitando.

Numerosos testimonios sugirieron que el creciente descontento en las filas opositoras era debido a la estrategia de exclusión desarrollada por PJ.

La desunión interna aumentó cuando cuatro organizaciones le retiraron el apoyo a Capriles para las elecciones: Unidad Democrática, Piedra, Manos por Venezuela y Cambio País.

De cualquier modo, Chávez y los partidos que lo acompañaron en las elecciones dentro del GPP están listos para enfrentar el próximo período de gobierno teniendo como guía el programa presentado por Chávez y su empeño de profundizar los principios socialistas.

Esta perspectiva, junto a la obra de gobierno en los últimos años, de un marcado corte social, hace previsible un fortalecimiento de las posiciones del mandatario quien, con un partido fortalecido, marcará nuevamente el rumbo futuro de la política venezolana.

mgt/ema

 

<