Sáb08232014

Last update12:00:00 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Entrevista con el escritor Emilio del Carril.

  • PDF

“Dedicarse al mundo de la literatura se convierte, en ocasiones, en una gesta histórica.”

“Estoy consciente de que la fama tiene fecha de expiración, pero el amor, no. Espero que el respeto, la unidad y la tolerancia reinen en las artes.” Emilio del Carril.

Tecnólogo médico y profesor de creación literaria, Emilio del Carril (Ángel Emilio Soto González) fue elegido Presidente del Pen Club de Puerto Rico mediante asamblea general celebrada el 24 de mayo de 2012 en la librería Mágica. Sin ningún voto en contra, también fueron electos Ivonne Denis (vicepresidenta), Maira Landa (secretaria general) y Abdiel Echevarría (tesorero).   “Nuestra meta es establecer una plataforma de equidad en la que ningún escritor de Puerto Rico se sienta coartado en su proceso de exponer su arte.”(E. Del Carril).

 

El narrador y poeta, nacido en San  Sebastián del Pepino, descubrió el mundo literario a través de los cuentos que le contaba a su hijo cuando este no podía dormir. Además, es Coordinador de la Maestría en Creación Literaria y publicó  en  el 2007 el libro de relatos 5 minutos para ser infiel …y otras divagaciones testiculares (Ed. Pasadizo).  Y es que Emilio vive su vida a plenitud entre la pasión por las letras, el laboratorio, el amor y entrega como padre y el compromiso incondicional con sus estudiantes.

Llegué agitada a la entrevista, que si los polvos del Sahara, inmenso tapón en Santurce. Emilio del Carril me esperaba leyendo en una cafetería de Miramar. Con su entusiasmo nos olvidamos que la temperatura en la calle está a 93 grados. Pedí una cerveza, rápido le pregunté: ¿cómo es que tienes tiempo para tantas cosas, el pluriempleo y mantener siempre esa paz interior contagiosa?  “Hago todo con alegría y placer. Agradezco al universo tener salud y trabajo. El denominador común que me ayuda a estabilizar las dos fusiones es que me gusta la gente y desde los dos flancos puedo aportar a mi país.” (E. Del Carril)   Así la entrevista fue fluyendo.

Ana María Fuster: Eres profesor universitario de creación literaria y tecnólogo médico, también has sido editor, interesante combinación para un escritor. ¿Cómo armonizas tus carreras?

Emilio del Carril: “La ciencia me ha dado una perspectiva interesante sobre cómo debo establecer los procedimientos para hacer las cosas. En la tecnología médica no existen las segundas oportunidades, o sea, un reporte mal hecho puede poner en juego la vida de un paciente. En ese aspecto tengo la obsesión de hacer las cosas de la mejor manera posible de la primera vez. Tengo seis trabajos. Todo mi tiempo está ocupado porque además de mis trabajos, vivo con mi hijo y ejerzo una paternidad responsable.  Sin embargo, disfruto tener una agenda repleta de actividades interesantes”.

AMF: ¿Cuál es tu misión o enfoque como profesor universitario?

EC: “Pretendo que cada una de mis clases se convierta en un evento en la vida de mis estudiantes. Que se enamoren de la literatura, que aprendan a maravillarse del ingenio de los grandes maestros al mismo tiempo que descubran en su interior los universos alternos que les provean la inspiración para sus trabajos. Por último, que desarrollen la disciplina y el respeto por el oficio de escribir y por el español como principal instrumento de trabajo”.

AMF: Ahora entremos al Emilio escritor, como narrador,  trabajas con excelencia el erotismo, también has trabajado literatura infantil y poesía. Entremos en tu mundo literario. ¿Cuándo comenzaste a escribir?  ¿Cuáles son tus géneros literarios, tus maestros de la literatura…?

EC: “La Biblia es mi fuente principal de inspiración ya que era único libro que había en mi humilde casa. Me encantaban las historias del Antiguo Testamento, también los cuentos de los libros de español de la escuela elemental. Llego al erotismo incidentalmente. Durante mis estudios en la Maestría en Creación Literaria me percaté que los personajes de mis cuentos tenían problemas con la sexualidad. Decidí unirlos en un libro que titulé Cinco minutos para ser infiel.

“Por ser mi carta de presentación al mundo de las letras, se me ha tildado de escritor erótico, pero en realidad comencé cuando incursioné en la literatura infantil y en la poesía. Algunos de mis cuentos infantiles se han publicado en colecciones de textos escolares y en antologías de literatura infantil del Caribe.

“Tengo listos un libro de cuentos bíblicos y una novela fantástica, ambos están distantes de la sexualidad y el erotismo. En mi altar nunca falta una vela para Chejov, Bataille, Cortázar, Borges y Quiroga; claro, soy fanático de los escritores puertorriqueños a quienes he redescubierto durante los años que estudié mi Doctorado en Literatura Puertorriqueña y Caribeña”.

AMF: ¿Cuáles son tus temas más recurrentes en la literatura? ¿Por qué los prefieres?

EC: “Mi interés es presentar los problemas internos de mis personajes. Saber cómo los miedos, las fobias, las obsesiones y las pasiones interfieren con sus vidas. Me gusta la fantasía que se mezcla con la cotidianidad. Creo que en el siglo XXI prevalecerá una visión intimista del ser humano, la guerra de cada individuo que se enfrenta a la vida cotidiana”.

AMF:  Publicaste en el 2007 tu libro de cuentos 5 minutos para ser infiel y otras divagaciones testiculares. Del cual comentó la narradora puertorriqueña Marta Aponte “Tres gracias, la literatura erótica tierna, la cruda y la fantasía, vibran en estos relatos sobrecogedores… Aquí ha dejado las entrañas un escritor sensible y talentoso que nación para contar”.  ¿Qué libros tienes en el tintero? ¿Estás próximo a publicar algo? ¿En qué proyectos literarios te encuentras?

EC: “Mis Cinco minutos crearon una percepción polarizada; para algunos es atrevido e ingenioso; para otros, profano y perturbador. Ser profesor de narrativa me ha revestido de un fuerte sentido de responsabilidad. Por eso he dilatado la salida de mis libros Iscariote y Cantiga de los nombres perdidos. No quiero repetirme ni que se me etiquete con clasificaciones por el tipo de literatura que hago”.

AMF: Acabas de ser elegido Presidente del PEN Club de Puerto Rico. Coméntanos sobre tus expectativas, metas, proyectos con éste.

EC: “Dedicarse al mundo de la literatura se convierte, en ocasiones, en una gesta histórica. He aceptado esta encomienda con un sentido de responsabilidad enorme. Siento que estamos en el momento preciso para tomar las riendas de nuestro futuro como nación de letras. El PEN es una organización de avanzada con relación a los derechos de la libre expresión de los creativos.  Al mismo tiempo, queremos integrarnos a la comunidad internacional para dar a conocer el abanico maravilloso de poetas, narradores y ensayistas de la isla. De inmediato nos proponemos mantener la premiación anual del PEN dentro de unos niveles de excelencia incuestionables, diseñar una página de Internet que esté disponible en la página oficial del PEN Club Internacional y la creación de una revista cibernética que exponga los trabajos literarios de los integrantes del PEN. Quiero aclarar que el PEN Club de Puerto Rico no está vinculado con una ideología política determinada”.

El mundo santurcino inicia su letargo crepuscular, la calle va cambiando de personajes, el calor algo atenuado. Me despido para recoger a mi hijo de su campamento de balompié, Emilio del Carril tiene que regresar a otra faceta de su pluriempleo como padre. Se despide con la mirada iluminada, comentando:

“He escrito mi mejor libro en la mente de mi hijo.  Mi familia me considera un héroe, y yo a ellos. Privilegio la unión familiar, la compasión y los valores. Enarbolo la bandera de mi país todos los días cuando salgo a trabajar. Soy un romántico en todos los sentidos de la vida.”

<