Jue04172014

Last update12:00:00 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

critica literaria

Benny Massó y el negro que hay en nosotros

  • PDF

Benito Massó, Jr., es un amigo reciente. Si lo hubiera visto en la calle, siempre lo hubiese saludado, sin conocerle. Es un hombre negro, afrodescendiente, cuya evidente configuración negra me crea un vínculo de comunicación, y sin lugar a dudas afectivo. Desde hace muchos años había descubierto que la negritud me vinculaba. Será porque mi padre era un hombre evidentemente negro. Será porque soy evidentemente mulato. Será porque mis experiencias por el mundo siempre me dijeron y me llevaron por lugares donde los similares nos hemos encontrado.

Leer más...

Ricardo Rodríguez Santos: de ida y vuelta con Reinaldo Arenas

  • PDF

“Con esa tristeza del desterrado que es desterrado de su destierro”.

-Reinaldo Arenas

Marioantonio Rosa

Creo que lo vi desterrado, terminándose el exilio, con esos intentos que las palabras no dejan descubrir, y sin embargo existen, y matan. Creo que lo vi en aquél Nueva York de 1990, donde se acorralan muchas voces, se ahogan otras, se canibalizan los buenos sueños y el alma es considerada innecesaria. Se fue hacia la muerte, Reinaldo, con su verbo inconcluso. Su apellido, Arenas, quedaba en la comisura de las playas de una Cuba prohibida para su esencia, y a donde nunca regresó. Contemporáneo y amigo de José Lezama Lima y Virgilio Piñera, fue encarcelado y torturado, llegando a admitir lo inconfesable y a renegar de sí mismo. Le robaron su espejo, lo trizaron y ni siquiera hubo esperanza de cenizas. Como Boris Pasternak, en su gólgota personal, adolorido ante el paredón de Vladímir Semichastny, quien, en campaña de descrédito se atrevió a decir, muy serenamente que, "Si comparamos a Pasternak con un cerdo, un cerdo no haría lo que él ha hecho, porque un cerdo jamás defeca allá donde come" frase ruin que destrozó al genial poeta autor de “Dr. Zchivago” casi lanzándolo al suicidio. Con Reinaldo Arenas se dio la misma fórmula, las palabras malditas, los azogues amargos, el castigo contra el espíritu, la herida irredenta. Peor aún, Reinaldo Arenas no resistió el aquelarre marxista, y luego de una carta emotiva a la intelectualidad cubana  en el exilio, donde se despedía, decide suicidarse. Ya la vida lo había estrangulado, y esa soledad de un escritor cumbre de la Literatura Caribeña e Hispanoamericana, no era esa soledad donde San Juan de la Cruz, echaba su contemplación al Amado, sino que era la soledad de los sepulcros, de los andares de insomnio y calaveras, de esa navaja que se siente traspasando el atrio del alma y los vivido, de manera fugaz, e inquisidora. La historia de la literatura universal está marcada por el amor, desamor, la política, los salones de la envidia, los crímenes de odio-aún clama Federico, en su barrica de Víznar-y el otro odio, ése, el fiel a la sonrisa y el silencio, y que de espaldas, calcina y vuelve a dar el frente, con un ramo de esmeraldas.

Leer más...

De Puerto Rico para el Caribe

  • PDF

altEn la tarde de ayer tuvo lugar, en la sala José Lezama Lima, la presentación del libro Destellos de la negritud: Investigaciones caribeñas (Isla Negra Editores), de la artista e investigadora de la Universidad de Puerto Rico, Dra. Marie Ramos Rosado.

Leer más...

La poesía de José Muratti, una metáfora constante

  • PDF


altEl discurso poético que transita por los versos de En la punta de los dedos de José E. Muratti es sugerencia de realidades, acercamiento a sentires que nos convoca a la comunicación profunda. Ante la magnitud de su sentir, la palabra se torna menuda como el rocío mañanero ante el sorpresivo chubasco de un mes de mayo. Porque no es lo que dicen las palabras, es lo que insinúan, lo que sugieren, lo que pretenden, lo que callan. En el poema Intermitencia permanente lo confirmamos:

Leer más...

“Esa impúdica y divina fiebre”: vida, erotismo y muerte en 69 de Edgardo Nieves Mieles

  • PDF


Con su más reciente entrega, el poemario titulado 69 (Puerto Rico: Colección Maravilla, 2013), el hatillano Edgardo Nieves Mieles nos ofrece una meditación sobre vida, erotismo y muerte. Tal reflexión se extiende, a tono con el título, a lo largo de 69 poemas.

Leer más...

<
<
<
<
<