Sáb10252014

Last update08:06:40 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

MASONERIA Y ESPIRITUALIDAD

  • PDF

alt“Para quien lo sabe amar, el mundo se quita su careta de infinito. Se hace tan pequeño como una canción, como un beso de lo eterno”

R. TAGORE

La Biblia nos enseña que todo cuanto existe debajo del sol es dual. El hombre, ser espiritual, busca en la masonería el sendero hacia la reintegración, aun cuando en la instancia primera no haga consciencia de ello.  La conducta refleja el estado espiritual del hombre. En sus aspiraciones nobles, nacidas de la intuición divina y su aptitud para su realización, busca el sendero para lograr la espiritualidad, de ahí que, la Masonería, es el camino para lograrla, y poder con ello llegar con el tiempo y la práctica constante de los principios que se nos enseñan, constituirlos en una misma cosa.  El hombre que carece de aspiraciones nobles, no reconoce la existencia de la espiritualidad necesaria para ser constituido masón.

Nos preguntamos:

¿Qué es la Espiritualidad? Se ha dicho que el espíritu es una energía material y ello es comprensible, ya que si nos encontramos en Malkut, el reino denso de la materia, todo lo que se manifiesta tiene algún grado de materialidad, por lo tanto, uniendo la parte material con la espiritual, al ejercitar ésta última, podríamos definir que Espiritualidad es el medio que tenemos para comunicarnos con el Gran Arquitecto del Universo.

Dividamos al hombre físico en tres partes, con tres fluidos o fuerzas, uno por cada parte principal. Cada una de estas tres divisiones cubre en parte las otras dos. Los escritores han expuesto teorías acerca de los numerosos cuerpos de que está constituido el hombre y es verdad que existe una variación en cada una de las tres principales divisiones, pero sólo existen tres partes principales en la verdadera constitución del hombre.

Estas son: el Alma, la envoltura fluídica o plástica y el cuerpo físico. Cada una de estas contribuye a la formación de las otras dos. Así, antes de nacer, el alma da el ímpetu al cuerpo fluídico , y el cuerpo fluídico sirve como la matriz para el cuerpo material.

Durante la vida terrestre lo contrario es el caso, las nueve vibraciones de estos cuerpos están fundamentalmente unidas y de dicha unión del cuerpo se produce una chispa llamada vida, que perdura tanto como el hombre permanece en la Tierra. Ocurre lo mismo con la envoltura plástica y el alma, únicamente en este caso, la chispa, o la luz, es más intensa. La constitución del hombre está completa cuando las tres partes funcionan como una sola.

La Ley de Correspondencia expresa: “Que lo que está arriba es análogo a lo que está abajo”, es verdad entonces que, poseemos una clave definida para estudiar la constitución del ser humano.

Existen tres divisiones en el cuerpo físico: cabeza, pecho y abdomen. Sin embargo encontramos otros números además del tres representado. Existen 7 orificios en la cabeza: dos ojos, dos fosas nasales, una boca y dos orejas. Finalmente, el cuerpo está dividido en dos partes generales, una mitad derecha y una mitad izquierda. El hecho es que la parte derecha es positiva y la izquierda es negativa, con el tiempo llegará a tener mayor significación el número tres (3).

En sánscrito el cuerpo físico está representado por la palabra Rupa. La que corresponde a la envoltura fluídica es Jiva, que es, literalmente, “prenda de vestir” o “apariencia”, pero que significa vida o vitalidad. Alma o ATMAN, tan cercanamente como pueda traducirse al español, se yergue como el Alma Divina siendo encarnada.

El énfasis se puso en la envoltura plástica como el eslabón de conexión entre la más alta parte del hombre, el âme, y la más baja, el cuerpo físico. Generalmente, se cree que la envoltura plástica o fluídica está dentro del cuerpo físico, esto es parcialmente cierto. Debido a su extremadamente tenue naturaleza, la envoltura plástica se extiende hacia afuera y rodea el cuerpo físico, está estrechamente aliada a nuestra respiración. Como el hombre está atado a su madre antes de nacer por el cordón umbilical, el cordón de respiración que ata al hombre a la Tierra, ha sido místicamente referido como el cordón atmosférico o, como en el Eclesiastés 12:6, la Cadena de Plata. Siendo, el Cordón De Plata el nombre más frecuentemente usado.

Cuando el cordón umbilical es cortado al momento del nacimiento, el hombre comienza una nueva existencia. De esa misma manera, cuando el cordón de plata, o el cordón atmosférico es cortado al momento de la muerte, el hombre entra una vez más a otra existencia.

Es la envoltura plástica la que anima el cuerpo físico del hombre, su verdadero asiento anatómico en el cuerpo humano está en la cavidad torácica, y su energía circula a través del sistema nervioso simpático. No debemos olvidar que la envoltura plástica sirve tanto al alma como al cuerpo. Su servicio al cuerpo yace en presidir sobre la vida orgánica y para el âme en suplir los medios de comunicación del conocimiento intelectual.

Para un observador, una persona dormida parece absolutamente pasiva y en reposo; pero, debido a la extraña facultad de la envoltura plástica, el durmiente puede estar contemplando las pirámides, escalando las alturas del Himalaya, recorriendo el desierto de Gobi o luchando con una pesadilla. En otras palabras, durante el sueño, la envoltura plástica y el âme están en relación estrecha con los mundos invisibles. Durante el sueño, se reduce la tensión de la envoltura plástica, y se hace más elástica. Si esta envoltura plástica, o Cordón de Plata se llegara a romper o se desconectara permanentemente, sobrevendría la muerte.

El hombre puede entonces comulgar con sus semejantes, los hombres, en dos formas: físicamente, dándose la mano con ellos y, astralmente, proyectando electricidad humana hacia otro espíritu.

Quien vive la vida espiritualmente se conduce de manera ética, moral y es consciente de sus deberes para con el prójimo, individual y colectivamente. Le asiste la voluntad de robustecer su carácter y para ello analiza los hábitos, tanto negativos como positivos. Se detiene en el estudio del grado de aprendiz, que nos menciona fosos para los vicios y Templos a la virtud.

Cuando la Espiritualidad está verdaderamente presente en un Masón, se puede esperar que, mediante la práctica constante de aquellas lecciones dirigidas a desarrollar los planos internos, den objetivamente un resultado positivo para el buscador, y así, hacer vigente la razón de nuestra existencia: Libertad y Fraternidad.

Celo, Constancia y Fervor debe ser nuestro Lema.

“Cuando llega la verdad, parece última su palabra; pero su palabra última da siempre a luz otra palabra”

(Pájaros Perdidos, R. Tagore).

<