Mié04162014

Last update12:00:00 AM

Breves en la cartografía cultural: producto de ese litoral pueblerino y costero

  • PDF

Cuando paso revista de las personas valiosas con las que me he topado, sin lugar a dudas viene, entre varios escenarios de formación, esa época en la que fuimos parte de la vida y actividad cotidiana en la parroquia Nuestra Señora del Carmen, en Cataño. De entrada puedo decir que la juventud catañesa formada durante la última década de la Guerra Fría, fue afortunada de contar con unos sacerdotes dominicos con un alto sentido democrático, que otorgaron a la comunidad laica una destacada acción participativa, (la misma orden que en otras épocas, sin embargo, era asociada con los tribunales de la inquisición). Sacerdotes como Valeco, Benito, Manuel, Víctor, Félix, Pachi, Juan y Roberto nos permitieron todo el espacio necesario para desarrollar un ambiente cultural y social, sin excluir por supuesto la formación espiritual, que, sin duda, hizo la diferencia en nuestras vidas.

Pienso en quienes fuimos monaguillos, en quienes eran parte de El Santo Nombre Juvenil, o quienes fueron desarrollando la Pascua Juvenil o el Grupo de Jóvenes. Entonces, de inmediato surgen nombres y rostros, iniciativas espontáneas en todos los órdenes que conformaron nuestro quehacer diario: equipos de baloncesto, grupos de teatro, revistas impresas, dinámicas de confraternización. Todo envuelto en una atmósfera de solidaridad continua que atendía a jóvenes, así como a nuestros mayores y a los más pequeños.

Cuantas veces aprendimos a escuchar a los ancianos cuando le visitábamos en asilos y condominios. Cuantos eventos deportivos sirvieron de momentos importantes de confraternización con jóvenes de otras parroquias. Cuantas veces acompañábamos al Catequista o Ministro de la Eucaristía de turno al hogar de quien se encontraba enfermo y atribulado. Cuantas veces divertimos a toda la comunidad, grandes y pequeños, con obras culturales como La carreta, de René Márques, La resentida, de Enrique Laguerre, El milagro, de Méndez Ballester. Cuantas veces la juventud no se envolvió en festivales navideños que involucraba a todo el pueblo como la serie de espectáculos Variedad en Navidad.

Fue en la oficina parroquial que comencé a dar mis primeros pasos como escritor y periodista cultural. Senderos, revista mensual que fundó el hoy narrador Angelo Negrón, fue mi primera escuelita en esos linderos, y uno de los ríos tributarios que, ya en mi etapa universitaria, desembocó en el océano creativo de Taller Literario.

Así que más allá del contexto y entorno religioso, el testimonio que fuimos adquiriendo, de solidaridad y compasión hacia el prójimo, ya sea mediante el contacto con nuestros mayores o con nuestra interacción cotidiana –más allá de las propias contradicciones que como adolescente se acentuaban- nos marcó a todos.

Por eso cuando pienso en Felito Rodríguez, Luis Caraballo, Angelo Negrón, Isabel Crespo, Angel Parrilla, Mariella Rivera, Jesús Matos, Luis Pérez o Francisco Figueroa, por mencionar sólo algunos nombres, veo una muestra de la infinidad de seres valiosos que emergen de un ambiente propicio donde la juventud tenía su espacio. Personas que hoy contribuyen cotidianamente, cada cual desde su área de especialidad, a que Puerto Rico sea algo distinto de lo que vemos en las primeras planas de los medios de comunicación.

Durante diferentes fases y ciclos existenciales, hemos tenido la fortuna de acompañarnos. La ecuación en esos años de formación dio como resultado una enriquecedora suma de acontecimientos que fueron perfilando, sumando si se quiere, una óptica particular hacia el mundo y nuestros semejantes. Algún día tendré, sin duda, el espacio suficiente para narrar la riqueza de algunas anécdotas singulares que estos ‘hermanos’ de la vida han ofrecido a mi existencia.

En un Cataño vapuleado por la mala prensa, los estereotipos generalizados y la marginación, cada una de esas personas mencionadas, y tantos otros, me permiten agradecer continuamente a Dios, al Universo, a la Existencia, el privilegio que tengo de ser producto de ese litoral pueblerino y costero.

 

 

<