Sáb10252014

Last update12:00:00 AM

Serie Especial: Capos del Caribe. Puerto Rico y el Caribe territorio contrabandista.

  • PDF

Nota EPA: Mucho se ha escuchado hablar de los Narcos, sobre todo en el Caribe. Esta semana analizamos las historias más conocidas de los capos en el Caribe y su posibilidad de transformación a nivel individual y social.

Puerto Rico y el Caribe territorio contrabandista: de piratas, corsarios y bucaneros a narcotraficantes.

La evidente conclusión en la conferencia “Culturas transgresoras: el contrabando en el Caribe. S. XVII y el S. XIX”, celebrada ayer en el Instituto de Estudios del Caribe en la UPR, fue que tanto en Puerto Rico como en el resto del Caribe ha existido una historia centenaria de contrabando y que esta penetró todas las esferas de la sociedad colonial. Los distinguidos ponentes fueron el Dr. Celestino Araúz Montefonte de Panamá, el Dr. Dorian López León, doctorando de la UPR y el Dr. Héctor Feliciano Ramos de Puerto Rico. Todos los ponentes son especialistas en el tema del contrabando en el Caribe; realizado sus tesis y publicando escritos sobre el tema del contrabando. La conferencia fue transmitida en el Internet en vivo por U.S. Stream.

Dentro de los temas centrales se trabajó el problema de como el contrabando afectó las instituciones del gobierno. En el caso de Panamá el contrabando fue dominado por franceses y británicos que atacaban las ferias y poblaciones del Caribe, por donde entraban las riquezas provenientes del occidente de América del Sur. El territorio del istmo de Panamá fue asediado por contrabandistas por siglos. En el caso de Puerto Rico ante la escasez de mercancías para la sobrevivencia, el contrabando encontró un mercado fértil. La frecuencia con que venían los contrabandistas a la Isla de Puerto Rico, provenientes de Barbados, Tortola, Curazao y otras islas, hicieron de la actividad del contrabando una muy común. Hubo acusaciones y juicios a las personas más influyentes en Puerto Rico y en Panamá; gobernadores, obispos y militares de alto rango. Además, en la Conferencia se explicaron los medios y la organización con que contaban la contrabandistas para introducir sus mercaderías en el Caribe hispano. Estos tenían todo una red organizativa a nivel global, con mercaderes judíos sefarditas traídos de Europa y residiendo en Islas como Curazao y Jamaica que servían de traductores y agentes mercantiles con otros judíos en Norteamérica. También como el tráfico del contrabando se desplazaba por el Caribe y llegaba hasta la China y las Filipinas; mercadeando seda y lozas por plata.

Hubo unos temas secundarios fascinantes para la reflexión; sobre como el tráfico de narcóticos comenzó en el Caribe con los Guajiros colombianos en el cultivo y tráfico de la marimba, planta de la marihuana. Adicionalmente, la dificultad en las fuentes de derecho que tipificaban el contrabando en Puerto Rico y en Latinoamérica, teniendo que recurrir a la Compilación de Leyes de Indias y los usos y costumbres mercantiles durante los procesos judiciales de contrabando.

El contrabando histórico del Caribe fue uno de sobrevivencia y de esclavos, se contrabandeaba con ropas, comestibles, libros, negros esclavos, etc. Por el contrario, el narcotráfico de hoy en día es uno de sustancias controladas que pudiesen ocasionar la muerte a sus usuarios, además que no tienen ninguna utilidad para la sobrevivencia del ser humano. En ese sentido hay una diferencia. No obstante, el problema principal de que este comercio ilícito afectara a todas las áreas de la sociedad es uno constante por siglos en nuestra Historia Caribeña. El efecto que ha tenido esto en nuestra forma de ser debe ser notable hoy en día y se debe conocer.

<