Dom04202014

Last update12:00:00 AM

Luis Omar O'Farrill: "cuando las cosas se hacen con el corazón, las cosas prosperan."

  • PDF

Entrevista a Luis Omar O'Farrill, protagonista del filme puertorriqueño Broche de Oro de Raúl Marchand Sánchez, sobre su carrera, éxito y futuro.

 

Luis Omar O'Farril es el vivo ejemplo de un joven puertorriqueño, emprendedor de grandes retos y motivado a dar el todo por el todo en un escenario o frente a las cámaras. Aunque no ha sido fácil, reconoce que de acuerdo a su filosofía, "cuando las cosas se hacen con el corazón, las cosas prosperan." Como una persona sin ínfulas de grandeza, Luis Omar concedió la entrevista vía telefónica, debido a su comprometida agenda, y reflejó la calidad de ser humano que es y que trasciende las dimensiones del escenario teatral y las cámaras televisivas y cinematográficas.

Como cualquier otro artista, Luis Omar se da a conocer en talento y gracia en los escenarios teatrales del país, el cine, colaboraciones para la televisión (WAPA, Telemundo, etc.) y para la radio (WIPR Radio), pero fuera de esos lentes, en realidad, "¿quién es Luis Omar O'Farrill?" A lo que el joven actor contestó de manera simple y jovial: "Soy un tipo más, común y corriente, que estudié, que trabajo y que disfruto conocer a la gente y tener conversaciones de interés. Que disfruto de la vida y que tengo mis metas y que vivo agradecido de Dios y la vida por las oportunidades que se me han dado." Luis Omar igualmente disfruta del surfing ya que como dice, "me ayuda a estar en contacto con la naturaleza y a liberar el estrés." También relató cómo fue su proceso evolutivo hacia el arte actoral, que describió surgió "desde que era chiquito ya que disfrutaba hacer obras desde Kindergarten como Pinocho" entre otros personajes distintivos de esa edad. Por tanto, su deseo de convertirse en actor se ha ido moldeando como algo congénito y que ha sabido utilizar. Eso lo motivó a llegar a la Escuela de Artes Teatrales José Julián Acosta de San Juan donde se graduó. Indicó también que gran parte de su desarrollo y formación se lo debe a su madre que supo reconocer con ese dulce sexto sentido e intuición lo que a su hijo le gustaba y que bien sabía hacer. A sus veinticinco años, Luis Omar ha cosechado logros, tales como: graduarse de Bachiller en Drama de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras; haber trabajado en producciones televisivas de Sunshine Logroño de la mano del mismo productor; haber trabajado en la producción teatral boricua desde sus diecisiete años con figuras tan prominentes como René Monclova, Junior Álvarez, Gladys Rodríguez, entre tantos otros. Pero, no crean que ha sido fácil. Todo éxito conlleva sacrificio y mucha disciplina. Este joven también ha trabajado como vendedor y ha sabido tener largas jornadas laborales con el fin de sobresalir y ver fulgurar sus éxitos.

Recientemente se le ha aplaudido con más fervor a este joven actor con el gran éxito que ha tenido su participación en el filme puertorriqueño del director Raúl Marchand Sánchez, Broche de Oro, que es de hecho una excelentísima película para toda audiencia. Luis Omar que ha trabajado en obras como Equus de Peter Shaffer y Sueños de Cristal (adaptación de Tiragomas de Nicolai Kolyada), vio su gran oportunidad cinematográfica hace tres años cuando se relizaba el "casting" para Broche de Oro, y curiosamente aspiraba a obtener el rol antagónico (Manolo), pero la producción insistentemente le pidió que trabajara el papel protagónico (Carlos) con el cual terminó, tras una "decisión difícil", según describió. Ya cuando comienza a trabajar de lleno en el filme tenía también otra película y dos obras teatrales en su agenda laboral, pero con esmero y dedicación tuvo éxito en todo. En Broche de Oro, rodeado de figuras legendarias como Jacobo Morales, Adrián García y Diego de la Texera, tuvo más motivación y dinamismo "con un equipo súper ágil y profesional con el que nunca había trabajado." Y no sólo eso es lo sorprendente, sino que con este equipo liquidó la filmación en tan sólo diecisiete días, que aunque largos y agotadores, han dado un gran resultado haciendo reir, uniendo y conmoviendo a los puertorriqueños en las salas de cine.

"Carlos y yo tenemos mucho en común, yo le puse mucho de mí a Carlos y le puse sensibilidad cuando habla con los ancianos o con los amigos." Refiriéndose a la complejidad del personaje abundó: "Yo no encontré un personaje complicado, pero eso sí... Se me hizo difícil entablar una química con Jacobo, ya que nunca he tenido una relación tan cercana con un abuelo. Así que crear esa relación nieto-abuelo con el personaje de Rafael "Yele" (Jacobo Morales) fue lo más retante." A su vez señaló, que son los roles retantes los que lo motivan a trabajar ya que dependen directamente de "la aprobación del público que son los que luego dirán si estuve bien, y después te ven en la calle y te felicitan, y ahí es que me siento realizado porque para eso es que trabajo", puntualizó.

Finalmente, Luis Omar tiene la esperanza de que este filme cinematográfico provoque en la gente el deseo de apoyar lo de aquí, no por el hecho de que es de aquí, sino que confíen en la calidad de los artistas y equipos de producción del patio. Sobre su pensar en cuanto a la estimulación al país a visitar el teatro y a apoyar el talento local, señaló que, "hay que fomentar la producción local en estudiantes que se están formando ahora, que el Gobierno tenga un compromiso concreto con el pueblo y la clase artística, y eso no ha llegado... Esa persona que se comprometa y estimule la necesidad del teatro y el arte no ha llegado." A su vez indica que hace falta una mayor publicidad y apoyo del gobierno, que aunque financió el filme, no invita a la población a disfrutar el proyecto. De igual forma resalta lo esencial que es la educación en nuestra sociedad que tiene que fungir como agente catalítico, "para que nuestra gente vea el arte como una necesidad y la valore."  Pero, Luis Omar se encuentra agradecido del pueblo por las muestras de apoyo y afecto para con él y el equipo completo de trabajo y deja claro que "seguirán escuchando más de Luis Omar O'Farrill por ahí en los próximos años, ya verán." Estamos seguros de que este joven apenas comienza pues nos falta mucho por ver, y esperamos algún día verlo en Hollywood o en los prestigiosos teatros de Broadway en Nueva York como así él sueña. No cabe duda de que es una excelente persona con un gran deseo de prosperar y aportar positivamente con su talento a nuestro país y porqué no al mundo entero.

<