Vie08292014

Last update12:00:00 AM

Madrid 2012: desde los ojos de una Antillana

  • PDF

Camille Machado Miranda, la editora de El Post Antillano, se encuentra en España, en un recorrido promocional del periódico. Este es el primer envío.

Apreciar desde el avión esa extensión de tierra color marrón oscuro y con variaciones de crema y amarillo, tan diversa al verde y azul cristalino del mar en nuestras islas, ya de por si es una experiencia. Salir a la calle, desde esos túneles subterráneos que corren todo el centro es aún más impresionante, sobre todo si llegas a la Puerta Sol.

Tal como una tarjeta postal aprecias la arquitectura, las estatuas y edificios representativos, tales como: la Casa Real de Correos y su gran reloj, el Oso y el madroño, el Ecuestre de Carlos III, el Tío Pepe; la publicidad que cada día se hace más imponente, y hasta la nueva boca del metro y cercanías que rompe con el estilo tradicional del conocido km 0.

Ver las personas caminando, turistas retratándose, extranjeros y españoles vendiendo oro, manifestantes, o personas admirando el paisaje igualmente adornan la estampa. En definitivo Madrid sigue siendo una ciudad viva, y yo diría más viva que cuando la disfruté en 2004 y la visité en 2006.

Los problemas son los mismos que en nuestra región: malestar colectivo por violadores, delincuentes e incluso pedófilos en libertad, crítica constante de un sistema que no soluciona los conflictos entre las victimas del crimen o el acoso y la impunidad por parte de los ofensores. Migración masiva de gente joven y profesional, buscando empleos y mayores oportunidades; problemas con la educación y una crisis económica que cada día, según aseguran los propios españoles es un medio injusto y una manera muy obvia y despiadada de mantener a los ricos con mas dinero, mientras los ciudadanos, propietarios, estudiantes y extranjeros (incluyendo caribeños y latinoamericanos) se sumergen en un hoyo profundo difícil de alcanzar su salida. Desde el aumento de un 8% a un 21% del IVA, hasta la reforma hipotecaria, observas el malestar en la calle a través de las diferentes manifestaciones y pancartas.

En la universidad pública más importante: la Universidad Complutense, sobre todo en Somosaguas donde se encuentra la facultad de Ciencias Sociales: trabajo social, psicología, política, economía, etc. Se pueden apreciar en los edificios mensajes que leen: Estamos en crisis por querer salir de la crisis, que la paguen quienes la ocasionaron; Huelga general por nuestro derecho a la educación, 40 años pagando mi educación, entre otros. Igual experimentas el malestar en el diálogo con los taxistas y personas en el metro. Por otro lado, la gente sale a la calle, se manifiesta, habla, va a las plazas, grita o escriben su pensar y esto sin lugar a dudas es algo que no se ve con tanta efusividad y consistencia en nuestra región. Seguiremos recorriendo esta maravillosa ciudad y conociendo su modo particular de ver la realidad. Mientras tanto, me quedo con una de las tantas frases, maravillosas todas, que tiene un lugar mágico llamado la Cueva del Sésamo, esta vez de Durremàt: Tristes tiempos estos en los que hay que luchar por lo evidente. ¡Hasta luego!

<